Francisco de Goya (1746-1828), hombre de talento prodigioso y de gran cultura visual y literaria:

Goya no sólo demostró en los últimos años de su vida las grandes posibilidades de la técnica litográfica, inventada en 1796. Bajo la sentencia de Platón y Plutarco: “Anchora imparo” , “todavía aprendo”, nos enseñó en esta litografía (fechada dos años antes de su muerte) que, a pesar de las vacilaciones de la vejez, la voluntad de continuar aprendiendo nos ayuda a caminar hacia delante.

Recomendamos el vídeo sobre la restauración que se está haciendo de estos dibujos. Tiene subtítulos en español para los estudiantes y es muy interesante:Goya.
Más información del Museo del Prado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *