Amor de madre española

On 5 mayo, 2013 by admin

Todos sabemos que las madres siempre nos dan buenos consejos pero cuando eres niño a veces estos consejos resultan incomprensibles. ¡Ay! ¡Amor de madre!
Ejemplos:
- “Tu cuarto está manga por hombro”: Quiere decir que tu dormitorio que está muy desordenado y que si no lo ordenas te la juegas.
- “Tengamos la fiesta en paz”: Significa que es mejor que no sigas discutiendo, que la lías.
- “¿No tienes nada que contarme?”: Pregunta trampa, significa que circula la sospecha de que algo ocultas, es una de las peores preguntas que te puede hacer.
- “Porque lo digo yo y punto”: Significa que no hay posibilidad de discutir nada porque los padres siempre tienen la razón.
- “Con la comida no se juega”: Con esta frase tajante nos prohíbe una de las mejores diversiones de la infancia.
- “Que no te lo tenga que repetir”: Quiere decir que es mejor que hagas lo que te ha dicho… antes de que te lo repita.
- “Bébete rápido el zumo que se le van las vitaminas”: Aunque seamos mayores conservamos esa angustia: cuando el zumo está preparado empieza la carrera por beberlo lo más rápido posible.
- “Si te tragas un chicle se te van a pegar las tripas”: Es decir, que por efecto del chicle los intestinos se te van a pegar sin remedio. Pero ¿quién no se ha tragado nunca un chicle? Pues menudas tripas debemos de tener todos.
- “Hay ropa tendida”: Esto lo decían cuando “los mayores” estaban charlando sobre temas “picantes” y aparecíamos los niños. Era una frase de aviso que se hacían entre ellos para cambiar de tema de conversación. Ahora, era una frase de lo más desconcertante porque por más que buscásemos ¡no había ropa tendida por ninguna parte!

No podía faltar en esta descripción fraseológica y humorística tan característica de las madres españolas, una representación pictórica. Para ello, presentamos estos cuadros de Joaquín Sorolla (1863-1923), quien, inspirado por la serenidad y la felicidad que compartía con su familia, reflejó en sus lienzos las cuidadosas atenciones que las madres dedican a sus hijos.
En 1888 se casó con Clotilde García, su “querida Clotilde”, con la que tuvo tres hijos, Elena, Joaquín y María Clotilde. Este cuadro titulado “Madre” representa precisamente a su mujer tras el nacimiento de Elena. En un escenario sin decoración y sobre una base de grises hace destacar el rostro de su mujer, de un tono azulado que pudiera reflejar el esfuerzo del parto, y el de su hija, rojizo por la misma razón. Llama la atención el conseguido volumen que imprime a la tela.

Madre (1895). Joaquín Sorolla

La acuarela “El primer hijo“, de 1890, presenta el nacimiento de Joaquín. Esta escena tiene reminiscencias de corte romántico y nos descubre la cotidiana intimidad del mundo femenino en un refinado ambiente burgués.

El primer hijo (1890). Joaquín Sorolla


En este marco burgués, bello y acogedor encontramos también la simpática escena: “Que te come“. En ella el juego infantil y la ternura se presentan con una cercanía que resulta completamente familiar al espectador.

Que te come, Joaquín Sorolla

Los cuadros “Pescadora al sol poniente“, “Después del baño“, y los siguientes, que comparten un título similar en relación a “Madre e hijo en la playa“, presentan un cambio de ambiente: escenas de cálidos veranos con madres e hijos que disfrutan de una tranquila y armoniosa felicidad. Las madres se desbordan en gestos de ternura: les protegen del sol, les cuidan mientras duermen o les esperan en la orilla del mar con toallas en la mano para secarles cuando salen del agua.

Pescadora al sol poniente. Joaquín Sorolla


Después del baño, Joaquín Sorolla (1902).



Madre e hija en la playa. Joaquín Sorolla.


Sorolla ha sabido expresar como pocos pintores, estas entrañables escenas familiares que, aunque transcurren en España, podrían suceder en cualquier parte del mundo: “¡Amor de madre incondicional e internacional!
Y hasta aquí nuestro cariñoso recuerdo a todas las madres del mundo y muy especialmente a aquellas que enseñan (o han enseñado) la lengua y la cultura española a sus hijos. ¿Y por qué? “porque lo digo yo y punto;-)

6 Responses to “Amor de madre española”

  • elham

    que bueno esto,muy bien ddicho ,gracias

  • MC

    Genial!! Se me ocurre también lo de “Haz lo que tu quieras” que en mi caso significaba “Ni se te ocurra hacerlo”.
    Enhorabuena por la web, por fin reconociendo nuestra cultura!!! Qué orgullo!

    • ¡Es verdad MC!
      “Haz lo que tú quieras” es una peligrosísima frase. Otra versión es “haz lo que te de la (real) gana”, que venía a decir: hazlo pero sabes que me voy a enfadar muchísimo, de hecho, ya estoy muy enfadada”. Es un amor de madre muy sutil ;)

      Muchas gracias por la felicitación. Sí, sin menospreciar la riquísima cultura latinoamericana, es importante también dar a conocer la cultura española de alto nivel para mostrar al mundo lo que hemos sido y lo que somos capaces de producir desde un punto de vista cultural.
      ¡Hay que estar muy orgullosos del español y su cultura!

  • Maria

    Muy ciertas todas, y yo complementaria con dos frases muy de madre española:

    - Como vaya yo y lo encuentre verás.

    Que quiere decir, no has molestado en buscar y quieres que yo te lo busque, pero como lo encuentre donde dices que no está te la vas a ganar.

    - tráeme eso que está allí debajo de lo otro.

    Misterio insondable de las madre españolas que encima se enfadan si no traes el objeto correcto en cuestión. A descifrar toca.

Trackbacks & Pings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>