Madrid, una nueva visión de esta ciudad monumental.

Madrid, antes de su designación como capital, era una villa de tamaño medio entre las ciudades castellanas y tenía cierta relevancia social e influencia política. Fue Carlos I (1516-1556) quien manifiestó por primera vez su deseo de poner su corte en la villa de Madrid. En este momento, la ciudad estaba integrada por dos núcleos principales: el recinto comprendido dentro de la muralla cristiana y los arrabales. El casco urbano se extendía, de oeste a este, desde el Palacio Real hasta la Puerta del Sol; y, de norte a sur, desde la plaza de Santo Domingo hasta la plaza de la Cebada. El conjunto monumental denominado actualmente “Madrid de los Austrias” da muestra del interés de los monarcas de la dinastía de los Habsburgo por mejorar su extensión y su urbanismo como las calles Mayor, Arenal, Segovia, la carrera de San Francisco, Bailén y Toledo y las plazas de la Cebada, de la Paja, Mayor, Puerta del Sol y de Oriente, en donde se hallan barrios como La Latina, Ópera o Las Vistillas.
Madrid entonces, fue designada sede de la Corte por Felipe II en 1561.
Entre 1601 y 1606, sin embargo, la capital del reino pasó a ser Valladolid pero desde la restauración de la Corte en 1606, Madrid se transformó a gran velocidad en una especie de patria común. Calderón de la Barca diría: <>. Francisco de Santos en su obra El sastre del Campillo (siglo XVII) escribe que nació en: << la gran Patria del Mundo, en la madre de los nacidos, en el oratorio del Cielo, en el abrigo de los pobres, en el Imperio del Orbe, en la silla de los Mayores Monarcas de la Tierra, en Madrid>>.
Con la llegada de Carlos III, artesano de una política de profundas reformas administrativas, sociales y religiosas que el reino esperaba desde hacía tiempo, Madrid se convirtió en la ciudad más favorecida por su acción. Por esa razón, este rey será llamado “el mejor alcalde de Madrid“. Su objetivo es claro, centralizar el estado.
La filosofía del Siglo de las Luces iluminó los programas de las universidades del reino y se llevaron a cabo una serie de reformas. De este modo, la excelencia en el avance tecnológico y su aplicación conducen al rey a actuar como principal instigador para crear Academias al estilo francés. Entre otras, aparecen la Real Academia española y la Academia de las Ciencias.
Carlos III deseó hacer de Madrid una capital, pero una capital de las Luces.

Autor Fernando Manso, fotógrafo

Transformó profundamente el urbanismo de la villa creando el Paseo del Prado (que comprende desde la Plaza de Cibeles hasta la Puerta de Atocha) y que debía acoger las grandes instituciones del siglo de las Luces: el Museo de Ciencias Naturales (hoy Museo del Prado), el Observatorio Astronómico y el Jardín Botánico.

Durante el siglo XIX, la población de la ciudad siguió creciendo y consecuentemente en 1860 se derribó la cerca de Felipe IV lo que supuso la creación de planes de ordenación urbana como el plan Castro y la realización de ensanches.
Fue el momento adecuado para que José de Salamanca y Mayol, Marqués de Salamanca, aristócrata y destacado hombre de negocios, impulsara y diera nombre al nuevo barrio creado al este de lo que pasó a ser el eje central de la ciudad (el Paseo de la Castellana, prolongación del Paseo del Prado).
Durante este siglo se estableció asimismo un moderno sistema de abastecimiento de aguas (el Canal de Isabel II) y, gracias al sistema ferroviario, Madrid se convirtió en el centro de la red radial de comunicaciones, lo que se reflejó en su trama urbana (Estación de Delicias, Estación de Atocha y Estación de Príncipe Pío).
En los primeros 30 años del siglo XX se abrió la Gran Vía, de la que decían que era la calle más moderna de Europa, con el fin de descongestionar el casco antiguo.
Autor Fernando Manso, fotógrafo.

Después de la Guerra Civil, el urbanismo dio paso a una arquitectura renovadora, de corte racionalista en algunos casos, que modernizó la ciudad en consonancia con las nuevas tendencias del momento.
Esta modernización ha seguido un proceso evolutivo con la construcción de edificios emblemáticos como las Cuatro Torres, entre muchos otros.
En este original vídeo Juan Rayos, un joven realizador y artista visual valenciano de gran talento, nos propone un recorrido por sus calles surfeando en una “longboard”. El Madrid de los Austrias, la Plaza Mayor, la Gran Vía, Alcalá… Una visión de la arquitectura de la capital de España muy atractiva. Sentirás la ciudad de Madrid “a tus pies”:

Puedes aprender más sobre la categoría ‘Cinematografía’ en este enlace:
Cinematografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *