En este mundo hay «gente», «buena/mala gente», «gentes», «gentío», «gentecilla» y «gentuza» pero, ¿cuál es la diferencia?


«Gente«: En el español general, este sustantivo femenino se utiliza en singular porque es nombre colectivo no contable. Significa ‘personas’: «La gente acudía a su bar»; «En torno a nosotros había un grupo de gente joven que reía y voceaba».
«Gente» admite un plural expresivo «gentes», pero ¡atención! se usa casi exclusivamente en la lengua literaria: «Fue ella quien me introdujo en las cosas, en las comidas, en las gentes de aquí».
«Ser buena/mala gente«: En España solo es normal el uso de gente con referente singular en esta expresión. Por ejemplo: «Yo soy muy buena gente»; «Juan no era mala gente aunque sí un poco egoísta».
«Gentío» significa gran concurrencia o afluencia de personas en un lugar: «Una fiesta en Ibiza reunió a un gentío de lo más diverso»; «Un gentío hace cola para comprar el nuevo IPad».
«Gentecilla» es despectivo, negativo y se refiere por una parte a la gente ruin y por otra a la gente de poca importancia: «¡Que puedes esperar de muchos políticos, gentecilla sin escrúpulos que van robando lo que pueden!».
«Gentuza» es también despectivo. Se refiere a un grupo o tipo de gente que es considerada despreciable: «Me destrozaron el coche. ¡Qué gentuza!». También hace referencia a un grupo de gente socialmente marginal: «En aquel barrio hay mucha gentuza». Es sinónimo de «gentualla» que califica a la gente más despreciable de la plebe.
Para terminar un verso del poeta Pedro Salinas: «Sé que cuando te llame entre todas las gentes del mundo/, sólo tú serás tú» (La Voz a ti debida, 1933).

8 comentarios en “En este mundo hay «gente», «buena/mala gente», «gentes», «gentío», «gentecilla» y «gentuza» pero, ¿cuál es la diferencia?

  1. muy bien pero hay mismo significado de las palabras y hay el contrario todos nos dan las cosas importantes para sabir les .gracias

  2. Pero esta foto es de los jardines neoclásicos del Palacio Real de La Granja de S. Ildefonso en Segovia. Nada que ver con Gaudí y su capricho o caprichosas historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *