Francesc Català-Roca: el fotógrafo que convierte lo cotidiano en único.

Al hacer una fotografía tenemos tantas posibilidades, puntos de vista y situaciones, que el mero hecho de escoger ya es una creaciónFrancesc Català-Roca (1922-1998).

Fotógrafo en Arco de Cuchilleros, 1953

La muestra de fotografías que aquí mostramos es breve, muy breve para representar ese paseo escogido por España al que nos invita Francesc Català-Roca. Un paseo de instantáneas cotidianas que nos obligan a darnos cuenta precisamente de la belleza que se puede encontrar en lo común, en lo habitual, por lo que tiene de momento extraordinario y único. No solamente por las escenas de personas que presenta sino por los puntos de vista insólitos que elige.

Francesc Català-Roca, considerado uno de los mejores exponentes de la fotografía documental del siglo XX, llama la atención desde un punto de vista técnico por su maestría en el uso de los contraluces y por las perspectivas que ilustra en sus fotos, en las que resalta con perfección la geometría de los edificios y sus contornos.

Fue galardonado en dos ocasiones con el premio Ciudad de Barcelona, recibió la medalla al mérito artístico, el Premio Nacional de Artes Plásticas (1983) y es más, el Spanish Institute de Nueva York, le dedicó una gran retrospectiva en 1987.

Actualmente el Museo Nacional Reina Sofía le incluye en la exposición, que ha organizado con la Acción Cultural Española, titulada  “fotos y libros. España 1905-1977″ (se puede visitar en este museo hasta el 5 de enero de 2015). Y aunque la crítica extranjera ha sido un poco olvidado, Hans-Michael Koetzle, escritor, crítico y comisario de fotografía alemán, denuncia ese desconocimiento que se mantiene sobre Francesc Català-Roca, al que considera “uno de los mayores representantes de la estética del blanco y negro” en la historia de la fotografía occidental. Le compara en términos de importancia con el francés Robert Doisneau (1912-1994). Para el crítico alemán, las escenas de Català-Roca están construidas con decisión, muestran un enfoque sorprendente, una mirada atrevida y una gran osadía a la hora de utilizar los recursos a su alcance.

Bienvenidos a  la estética del instante en blanco y negro de este fotógrafo español. ¡Esperamos que os guste!

Avión en el aeropuerto de Barajas
Biblioteca del Castillo de Peralada, 1950 (ca.)
Bloque de viviendas de J. A. Coderch en La Barceloneta, 1950
Calle Muntaner, 1950
Escaparate con niño (Barcelona), 1954
La elegante de la Gran Vía, 1953
Louis Armstrong, Trummy Young, Arvell Shaw y Edmond Hall, Windsor Palace, Barcelona, 1955
Monumento a Colón. 1949
Reloj de la Puerta de Sol, 1953

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *