Gato con tres pies pero sin botas

El gato, el gato común, el gato de toda la vida, sufre mucho con los españoles: que si lo llevamos al agua, que si le ponemos un cascabel, que si lo vendemos como si fuera una liebre, que si lo encerramos, que si lo matamos de la curiosidad…
Es normal que después de todas estas barrabasadas al pobre solamente le queden tres pies o más bien patas, como muestra la fotografía.


¿Y por qué? El dicho que vamos a explicar, “buscarle los tres pies al gato“, significa buscar soluciones o razones que no tienen sentido o que están faltas de fundamento. Por ejemplo: “Quiero ayudar a Juan a resolver el problema pero la verdad es que siempre le busca los tres pies al gato y es muy difícil que entienda que se equivoca en el planteamiento“.
Parece que el verdadero refrán es “buscarle cinco pies al gato“. Covarrubias en su Tesoro de la Lengua Castellana (1611) señala: <<Buscar cinco pies al gato se dice de los que con sofisterías y embustes nos quieren hacer entender lo imposible; nació de uno que quiso probar que la cola del gato era pie>>.
Si leemos El Quijote (1605), en el capítulo XXII de la primera parte, Cervantes usa el dicho actual y escribe: “buscando tres pies al gato“.

Actualmente se usa para censurar la actitud de quienes buscan problemas o inconvenientes donde no los hay. Por ejemplo: “No te enfades, Juan no vino a tu fiesta no porque no quisiera sino porque ya sabes que trabaja hasta tarde y estaba agotado, no le busques los tres pies al gato“.

 

Y aunque se quede con tres pies, cuando el lindo gatito se pone botas y nos mira tal que así, ¿quién puede resistirse a sus encantos?
En fin, luego resulta que a pesar de todas las picias que le hacemos: llevarle al agua pero lavarlo poco, ponerle el cascabel o dejarlo panza arriba, venderlo por liebre, encerrarlo y de paso, matarlo de la curiosidad; por suerte, parece que el gato español aguanta y hasta disfruta de siete vidas como dice esta canción infantil que los españoles conocemos bien 😉
¡Larga vida a los gatos! y ¡larga vida a los dichos sobre gatos!

6 thoughts on “Gato con tres pies pero sin botas

  1. Bien escrito y entretenido. Faltan las supuestas 7 vidas de los mínimos.
    Y yo preferiría un “viva” a “larga vida”.

    1. Muchas gracias Delfín Carbonell por su comentario y por sus apreciaciones. Nos alegra mucho que le haya gustado.
      En realidad sí que están mencionadas las siete vidas de los gatos (en las últimas líneas) y por esa razón hemos incluido la canción (que trata sobre las siete vidas de Don Gato). De ahí también “larga vida”. Se trata de hacer un guiño al lector y resume el contenido del artículo puesto que después de lo que hacemos sufrir a los gatos, milagrosamente viven más de lo esperado.
      Estaremos encantados de seguir leyendo sus opiniones en relación a lo que vayamos publicando.

  2. Pues sí, la verdad que siempre me he preguntado por qué se dice eso de buscarle tres pies al gato, cuando es lo más fácil del mundo teniendo cuatro…

    Por ahí leí hace algún tiempo que podía derivar también de “buscar el traspiés al gato” cosa que sí tendría algo más de lógica ya que por mucho que se intente dudo que alguien pueda hacer caer a un gato intentando desequilibrarlo jajaja.
    En realidad dudo que venga de ahí pero me pareció una hipótesis muy bonita.

    1. ¡Es verdad Laleyenda!
      También encontramos esa hipótesis. El caso es que sí que es verdad que el equilibrio del gato es muy difícil de superar 😀
      Muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *